Llegar a ser Sacerdotisa y Sacerdote de la Diosa

14:07 Lunara Ruz 0 Comments


En épocas antiguas el rol del Sacerdocio de la Diosa era un llamado muy sagrado e importante, una vida de servicio a la energía de la Madre. Con el tiempo se fue olvidando debido a la destrucción de templos y la llegada del patriarcado.

El retorno de esta energía se ha ido manifestando nuevamente

En el momento en que decides entrar al camino para llegar a ser una sacerdotisa o sacerdote de la Diosa, tu vida empieza a cambiar. No quiere decir esto que todo es color rosa. Es un camino de crecimiento y en éste se va depurando y limpiando todo lo que no resuena ya en tu vida y que ha estado bloqueándote de manifestar tu verdadero ser.  El camino puede ser a veces doloroso o lleno de dificultades, pero en compañía de la Diosa y de la hermandad, éste es compasivo y amoroso.

El sendero de la Diosa te lleva a la apertura del corazón, a ser más compasivo contigo mismo y con los demás.  Es un servicio a la Diosa que vive en ti. Es una ruta directa al corazón en donde encuentras fuerza, empoderamiento, consciencia, equilibrio, visión y sabiduría.

¿Qué es ser una Sacerdotisa ó Mago?

Son seres empoderados. Ellos crean y manifiestan su vida según los deseos del corazón. Sus herramientas mágicas son el Amor compasivo, su sabiduría y su fortaleza.  Su frase es: “Yo soy el dueño de mi vida”.

La energía que llega a ellos es la energía que ellos atraen.  Es el camino de la Sacerdotisa y el Mago. Es el camino de manifestación de lo que eres. Es el reconocer a la Diosa, el Dios dentro de ti.

La Sacerdotisa y el Sacerdote son seres multifacéticos:

“Me llaman la Diosa de los mil nombres. Cada uno es un aspecto. Así es la sacerdotisa (sacerdote), ¿Qué aspecto quieres mostrar? ¿La Sanadora, la líder, la bailarina, la fuerte, la guerrera, la sutil, la feroz? Cada uno es un aspecto tuyo (hombre o mujer) revelado o no revelado. Cuando uno se activa los otros se desactivan. Como un diamante y cada fragmento que se ilumina. Tu puedes tener muchos nombres también”.



Sentir el llamado de la Diosa

Un iniciado es un gran contenedor de esta energía pura y divina. Un ser que trabaja con fuerzas de creación del Cielo y la Tierra. Decidir ser un iniciado es una gran decisión de vida. Una gran responsabilidad y un gran camino de crecimiento. Te darás cuenta que tú eres el dueño de tu vida y reconocerás como un ser en conexión con el todo. Un llamado de gozo, alegría, dirección y propósito.


Si decides seguir este sendero, bienvenido a una nueva vida, hermano, hermana.

(imagen 1 Wedding cape por Costurero Real)

0 comentarios:

Con la tecnología de Blogger.

Formulir Kontak

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *