El despertar de tu divinidad

18:16 Lunara Ruz 0 Comments

Un león tiene pisando con su pie a un ave, esa ave es un águila.

El águila esta tan temple y pasiva mientras el león está inquieto con su respiración agitada; el 

somete y aplasta con todo el peso de su furia, aquello que le parece desconocido y le crea 

confusión.

El actúa con impulso, es salvaje; no controla sus emociones.

Sus pensamientos son incontrolados, su angustia le despierta el deseo probable de consumirlo y 

disolverlo con sus quijadas. El pobre león solo enfoca en el sentimiento de angustia y la sensación 

de desesperación que le produce al ver ese extraño cuerpo planear y volar sobre de él.

Su aleteo y planeo lo distrae de su sentido bestial, su sentido de caza.

Para él, eso que aletea a su alrededor por el cielo es desconocido, lo siente como una amenaza.

El león mira al águila a los ojos y ella le responde con una mirada profunda, comienza a descender

la respiración agitada del felino angustiado y se da cuenta a través de la conexión de miradas que 

no pierde nada soltándolo, percibe su mirada frágil, desinteresada y honesta.

El da un paso hacia atrás y la suelta; El águila extiende sus alas y se eleva posándose a dos metros 

de altura, de frente manteniéndose suspendida en su vuelo:

“Soy tu visión mas elevada, hombre desesperado y angustiado por tu propia vulnerabilidad, 

desconfiado. Me detuviste el tiempo que has creído necesario para integrar tus propias 

El león comienza a transformarse en una mujer desnuda, con cabello recogido, en posición de 

feto, ocultando su rostro.

El águila toma unos segundos en silencio mantenido firme su vuelo suspendido frente a la mujer.

Ella comienza a levantarse suavemente y mira la transformación que ha tenido, contempla aquello 

en lo que se ha convertido y en lo que realmente es.

El águila nuevamente habla:

" Observa con claridad, con detenimiento tu presencia infinita, pura y auténtica; la revelación de 

La mujer emite un brillo desde su interior y eleva su brazo hacia la parte posterior de su cabeza 

para soltar su melena, cerrando sus ojos; entregada a ese instante sin tiempo. Suelta su cabello y 

este comienza a extenderse como ramas fusionándose con la inmensidad del universo y la belleza

de cada constelación.


“Este es el símbolo de la confianza, aceptación y reconocimiento de Tu Ser divino. El despertar de 

inseguridades y darte cuenta que tu y yo somos lo mismo"

Tu Ser divino con la expresión expandida, libre y transparente"

tu propia divinidad"

El águila vuela colocándose sobre su cabeza con sus alas extendidas y la mujer extiende sus brazos 

dejando al desnudo la llama de su corazón.

“Siente y se testigo de tu fusión con la totalidad, Soy Tu Visión más elevada integrada ahora en ti, 

se abren las puertas de tus propios templos accesando a la información esencial de tu verdadera 

naturaleza. Somos uno, hombre... mujer, extensión divina de la fuente infinita del Amor"

Eres libre...Eres tú, tal como has sido creado, un Ser divino; Ser único y completo.

Escrito y canalizado por Dalha


0 comentarios:

Con la tecnología de Blogger.

Formulir Kontak

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *